En la actualidad, las condiciones de pobreza y una sociedad indiferente causa en muchos casos que las personas mayores vivan solas y puedan sufrir problemas de salud o lesiones que requieran una pronta atención por parte de los servicios de emergencia en sus hogares o centros de cuidado. Esta situación provoca un problema desafiante, debido a que esta población tiene un gran riesgo de sufrir accidentes que pueden afectar su integridad física. Las caídas son la causa principal, y en muchas ocasiones puede alcanzar hasta la muerte. En este sentido, es posible evitar estos problemas a través de avances en las Tecnologías de la información y comunicación (TIC) y electrónica. Además, en la mayoría de los casos, éstas personas no pueden pedir ayuda debido a la accesibilidad tecnológica, ubicación geográfica (áreas rurales) o sus propias limitaciones físicas.

Con estos antecedentes se ha establecido una serie de parámetros que pueden ser utilizados como información personal y que serán almacenados en una base de datos para ser enviada a sus familiares y los servicios de emergencia, con el fin de acelerar el tiempo de respuesta ante una situación de riesgo. La información es la siguiente:

Localización geográfica: domicilio de la persona mayor o discapacitada, incluyendo coordenadas geográficas con visualización sobre un mapa y una foto de referencia del lugar de residencia.

Datos personales: incluye información como nombres, apellidos, edad, género, entre otros.

Ficha médica: toma en cuenta información de enfermedades, medicamentos o tratamientos que hayan sido reportados por familiares o médico a cargo.

Historial de Alertas: Presenta un registro de todas las alertas emitidas anteriormente.

En base a estos antecedentes, este trabajo presenta la implementación de un sistema de teleasistencia para el hogar, que puede enviar información personal y ubicación geográfica de personas mayores o discapacitadas hacia sus contactos de emergencia, mediante un dispositivo amigable al usuario.